¿Cuánto has probado para tener una postura alineada?

Fíjate si apenas nombro la palabra postura, tu espalda salta y en un solo movimiento mandas los hombros y la cabeza hacia atrás, sacas el pecho y arqueas ligeramente tu espalda lumbar, dejando tu espalda rígida y aparentemente alineada.

Esto le ocurre a muchas personas, pero la verdad sea dicha, en 30 segundos y quizá menos, vas a regresar sin darte cuenta a la posición en la que permaneces la mayor parte del día.

Alinear tu espalda va más allá de adoptar una posición rígida, ya que ella no es un palo, se mueve y está tan viva como tú. Con la clase a continuación, podrás regresarle a tu espalda su flexibilidad y movilidad, además de incluir conscientemente la pelvis: el soporte móvil y estable, indispensable para vivir una postura alineada, altiva y elegante.

Disfruta la clase!

 

Tienes algún tema sobre el que te gustaría que hiciera un video, escríbeme a mi Twitter o a mi Facebook! Con gusto te ayudaré a mejorar aquello que te gusta hacer, a través del movimiento consciente.

Recibe mis clases cada martes directamente en tu mail suscribiéndote a mi newsletter. Hasta el próximo martes!