Todo el tiempo estamos lidiando con situaciones repentinas que modifican nuestros estados emocionales y esto es completamente normal, en cuanto no se tome más tiempo del necesario.

Orgánicamente, la tristeza se asocia con los pulmones. La postura corporal de esta emoción (cabeza gacha, espalda inclinada, debilidad en brazos y pecho deprimido) presiona el pecho, limita la respiración y debilita la energía del pulmón. Permanecer en este estado emocional por mucho tiempo, puede traer consecuencias no sólo en la configuración de tu esqueleto sino también complicaciones a nivel orgánico.

Tu cuerpo expresa constantemente tus emociones, lo que no sabes es que a través de él, puedes neutralizar estados emocionales como la tristeza, ubicando en ti un lugar más equilibrado y tranquilo que te ayude a procesar asertivamente esta emoción.

La clase que preparé para hoy te va a ayudar con esa tristeza que anda anquilosada. Disfrútala!

Tienes algún tema sobre el que te gustaría que hiciera un video, escríbeme a mi Twitter o a mi Facebook! Con gusto te ayudaré a mejorar aquello que te gusta hacer, a través del movimiento consciente.

Recibe mis clases cada martes directamente en tu mail suscribiéndote a mi newsletter. Hasta el próximo martes!