Si el sexo es parte de la vida humana y asegura la existencia de nuestra especie, entonces ¿Por qué hay tantos vacíos e insatisfacción? y sobre todo, ¿Por qué a tantas personas les cuesta disfrutarlo?

El sexo en un hecho que ocurre en el cuerpo y se desarrolla en el movimiento, y como hecho natural, su práctica y disfrute, debería darse en el cuerpo sin esfuerzo y de forma orgánica.

¿Cómo es eso? Te presento a la maestra Ruthy Alon, experta en el método Feldenkrais y creadora de su propio método Bones for live, quien ofrece en su libro «Guía Práctica del método Feldenkrais», una perspectiva diferente, orgánica, lejos del esfuerzo y al alcance de todos para plenitud sexual. Te comparto un breve fragmento del tema en cuestión.

Cuando amplias tu concepto de los movimientos sexuales, y comprendes que engloban a tu ser total y no son un funcionamiento local que solo comprometen a los órganos sexuales, se abre para ti un dique de energía sexual.

Hombres y mujeres reconocen la paradoja de que el hecho de invertir directamente más esfuerzo, realizar movimientos más ambiciosos y exigir más de los movimientos localizados en la región genital no garantizan ningún placer. Acaso incluso produzcan el efecto contrario, es decir, que este esfuerzo merme el impulso sexual.

¿Qué es lo que puede fluir a través de una piernas que están completamente rígidas? ¿Qué puede atravesar una caja torácica que se ha fosilizado por privilegiar la fuerza de voluntad? Esforzándose por demostrar su orgullo y valía? ¿Qué puede pasar a través de unas manos que tienden a aferrarse, revelando el miedo de perder una oportunidad, si no se sujetan enérgicamente?

Con una mentalidad que privilegia lo mejor y más fuerte, se impulsa a las personas a utilizar el lenguaje de una fuerza siempre creciente. En el momento crítico, cuando su sistema involuntario no acompaña sus intensiones sexuales, intenta resolver la situación invirtiendo más esfuerzo físico, más tensión, más rigidez. Y precisamente, ahí reside la trampa. Cuanto mayor es el esfuerzo de las demás partes del cuerpo, más se bloquea el frágil y ondulante movimiento sexual, que se desgasta al chocar una y otra vez contra la rigidez. Para renovar el flujo de la onda se requiere un cuerpo que no interfiera en su paso, que se mueva coordinadamente con una disposición interna congruente con la forma de producir el movimiento.

Cuando existe una intensa disposición interna al movimiento, pero éste se bloquea debido a esfuerzos desafortunados, la tensión no solo es innecesaria, falta de sensibilidad, poco grácil y desagradable para la pareja, sino que también neutraliza el encuentro sexual. Cuando crees que estás acelerando, en realidad estás pisando el freno. Si el sexo consigue regenerarse a pesar de los obstáculos que pone el cuerpo en su camino, la sensación que lo acompaña es la de haber estado luchando para superar una dificultad.”

Valdría la pena preguntarse ahora: ¿Qué tipo de movimiento favorece el disfrute y desarrollo del buen sexo?

Ruthy Alon se refiere a éste como una onda, un movimiento fluido sin fin, que es impulsado desde la pelvis y en su expansión, va invitando a más partes del cuerpo a unirse en un movimiento coordinado, algo así como una danza del amor.

Regresar a la memoria corporal y retornar a este movimiento no requiere esfuerzo pero si práctica. Este movimiento ondular quizá ya lo hayas practicado en alguna de mis clases. Aquí te propongo dos clases para practicar el movimiento de la pelvis y su conexión con el resto del cuerpo.

Importante: Antes de llegar con estas prácticas e ideas al acto sexual, la maestra Alon recomienda primero practicar en tu espacio propio de experimentación, ya que no siempre somos buenos haciendo algo por primera vez y la experiencia en pareja podría resultar no solo confusa sino también frustrante.

Aquí las clases, haz clic y disfruta experimentando!!

  1. Alarga la espalda desde la pelvis
  2. Moviendo la pelvis en las 4 direcciones (Para esta clase debes suscribirte gratis si aun no la tienes) Así la clase este diseñada para mujeres y tu eres hombre, Hazla! también tienes pelvis!!

 

Seguimos con las clases individuales, si andas por San Miguel de Allende, Guanajuato. Aquí te cuento cómo son estas clases y los beneficios que vas a obtener y qué necesitas para venir a una sesión privada. Para reservar una sesión puedes comunicarte al whatsapp +57 300 8 22 78 73. Te espero!

Nos vemos el siguiente martes!!