Los dolores en los codos, aunque pueden aparecer de un momento a otro, son molestias que se van cultivando con el tiempo como respuesta a los hábitos de movimiento que has construido con el uso cotidiano de tus brazos.

El codo anatómicamente, puede flexionarse, extenderse y rotarse interna y externamente cuando está doblado a 90 grados. Si te fijas es una articulación que no cuenta con muchas opciones de movilidad y cuando en la vida cotidiana se le da mucho trabajo como soportar peso, doblarse en exceso o estar flexionado constantemente, ésta responde con los recursos que tiene hasta que no puede más y envía la señal de dolor.

Una articulación que no se mueve mucho y que hace tanto por ti en tu vida cotidiana, trabaja mejor si está conectada con otros aliados más fuertes y móviles como el hombro, las costillas y el pecho.

La videoclase de hoy invita, como siempre, sin esfuerzo y sin dolor a reconectar al codo con otras partes de ti, más fuertes y móviles, para que abandone el exceso de trabajo y pueda hacer fácilmente su tarea con los recursos orgánicos que posee.

Disfruta la clase y compártela!!

 

Recuerda que me puedes escribir a mi página o a las redes sociales para ayudarte con algún problema de movilidad en el que te encuentres atascad@.

Tienes algún tema sobre el que te gustaría que hiciera un video, escríbeme a mi Twitter o a mi Facebook! Con gusto te ayudaré a mejorar aquello que te gusta hacer, a través del movimiento consciente.

Recibe mis clases cada martes directamente en tu mail suscribiéndote a mi newsletter. Hasta el próximo martes!